POEMA: AL RITMO CHA CHA CHÁ DE LA CEBOLLA (Traducido al catalán)

Al ritme xa xa xa de la ceba


El foc alt va rebre de poc a la paella
 i aquesta a l’oli
i l’olia la ceba, a la ceba en juliana.
Com va cantar la ceba!
en un cruixit que es va allargar en diverses esses
va posar a ballar la meva boca
a imitar-la suau i apretadet.
Varen ballar els meus llavis
ajuntant-se al so de consonants
obrint-se al so de vocals
i d’altres amb el ritme xa xa xa de la ceba
al deixar anar sucs i aromes.

Ell, m’observava i se’m va acostar.
Jo vaig dir-li que s’esperés,
que no fregués els meus pits
adormits mentre cuinava,
que les mesures de protecció a la vista
no ens garantien seguretat.
Ell va insistir en trovar
 las dues temperatures de l’afinació
en mig de la cocció.
La ceba va seguir cruixint caramel·litzada,
el seu gebre va deixar de ser blanc
per a prendre el color de ma pell morena
i després el dels meus mugrons
que pronunciaven el seu nom a la punta.

Li vaig dir, en silenci vine,
no tinguis por dels focs,
li vaig dir amb veu desesperada
allunya’t! podríem acabar
amb cremades de tercer grau.

Ell em va dir amb el nas roig d’olors
que podíem seguir ballant
al ritme del xa xa xa del sofregit de la ceba.
Un dos, xa xa xa
un, dos, tres,
altra vegada,
un, dos xa xa xa,
un, dos, tres.

Jo li vaig dir, ell em va dir
ens varem dir
res no importaren les paraules.
Al final...La ceba es va cremar

i nosaltres també.

*Traducción por parte del escritor español Arthur Charlan.


***
Al ritmo cha cha chá de la cebolla



La  lumbre alta recibió de golpe a la sartén
y ésta al aceite
y el aceite a la cebolla en juliana.
¡Cómo cantó la cebolla!,
en un crujir que se alargó en repetidas eses
puso a bailar mi boca
e imitarla suavecito y apretadito.
Bailaron mis labios,
se juntaron al sonido de consonantes
se abrieron al sonido de vocales
y otras con el ritmo del cha cha chá de la cebolla
al soltar sus jugos y aroma.

Él me observaba y de a poco se acercó.
Yo le dije que esperara,
que no rozara mis pechos
adormitados mientras cocinaba,
que las medidas de protección a la vista
no garantizaban nuestra seguridad.
Él insistió en encontrar
las dos temperaturas de la afinación
en medio de la cocción.
La cebolla siguió su crujir caramelizado,
su escarcha dejó de ser blanca
para tomar el color de mi piel morena
y después el de mis pezones
que pronunciaban su nombre en puntada.

Le dije en silencio
ven, no tengas miedo a los fuegos.
Le dije con voz de desespero
¡aléjate!, podríamos resultar
con quemaduras de tercer grado.

Él me dijo con su nariz enrojecida por los olores,
que podíamos seguir bailando
al ritmo cha cha chá del sofreír de la cebolla,
uno, dos cha cha chá
un-dos-tres.
Otra vez,
Uno, dos cha, cha chá
un-dos-tres.

Yo le dije, él me dijo,
nos dijimos,
de nada importaron las palabras.
Al final… la cebolla se quemó
y nosotros también.



 Dina Luz Pardo Olaya

POEMA: EVOCACIONES ENVUELTAS EN GUISANTES